viernes, 19 de septiembre de 2014

Muy pronto: Un millar de Flores






Kaori jamás se mete en líos; tiene la vida que quería y una empresa de arreglos florales que cada día marcha mejor. Sin embargo, no ha tenido demasiada suerte con los hombres. Prueba de ello, sus tres últimas relaciones, a las que incluso ha puesto nombre:
Jhoss el, “Me corto las uñas y las dejo por todas partes”;
Curtis el, “No puedo parar de tocarme los genitales”,...

o Timothy el, “Ni se te ocurra subir en mi coche con tus tacones de aguja”.
Por ello, en el instante que conoce a Víctor Tilman no se sorprende de la
atracción que siente hacia el magnate del negocio inmobiliario; si hay un tío con problemas a un kilómetro a la redonda, probablemente acabará saliendo con él.
Y Tilman tiene un problema; uno muy grande: está a punto de casarse con una rubia de piernas kilométricas y una cuenta bancaria con tantos ceros como la de su prometido.
Kaori sabe que esa atracción no le llevará a ninguna parte.
Aunque, a veces, las cosas no son lo que parecen…